La última innovación detrás de esta lente orgánica ha hecho posible eliminar los reflejos azules que se aprecian en las gafas para pantallas convencionales. Una capa ultrafina se ha incorporado en la parte más interna de la lente, bloqueando el 100 % de la luz azul por debajo de los 410 nm y el 95 %  hasta los 420 nm, brindando alta protección incluso más allá de esta frecuencia. Puede usarse como lente normal durante todo el día fuera de las pantallas.